Después de intensos debates internos que se han prolongado durante varios meses, el Ilustre Colegio de Abogados Madrid aprobó en Junta General la presentación de una demanda contra la multinacional tecnológica estadounidense IBM por los tremendos problemas con el proyecto tecnológico llamada “Colegio 3.0”..

El Proyecto de transformación digital “Colegio 3.0”

El proyecto tecnológico Colegio 3.0 fue concebido para permitir la integración y modernización de todas las aplicaciones informáticas de todos los servicios del ICAM, de manera que pudieran ser utilizadas por la totalidad de profesionales y empresas relacionados con ICAM

Tras un análisis previo, realizado también por IBM  en los meses de septiembre, octubre y noviembre de 2015 y que sirvió para definir el modelo tecnológico idóneo para el Colegio y como implementarlo técnicamente en cuanto a infraestructuras y aplicaciones, el contrato de desarrollo del proyecto se firma en abril de 2016 con la pretensión de tenerlo finalizado justo dos años más tarde, en abril de 2018.

Cumplido el plazo con creces,  se ha tenido que abortar en varias ocasiones el lanzamiento del proyecto por los numerosos errores que provocan fallos en la migración de datos, página web, correo electrónico…

El Ilustre Colegio de Abogados Madrid demanda a IBM

Tras ser resuelto el contrato el pasado diciembre por parte de la Junta General del Colegio de Abogados Madrid por flagrante incumplimiento, meses después se ha optado finalmente ha optado por demandar a IBM ante los tribunales por los daños y perjuicios causados por la multinacional estadounidense como proveedor tecnológico al fracasar la implementación del llamado «Proyecto de Transformación Digital», bautizado con el nombre de «Colegio 3.0».

En un comunicado, emitido con fecha 25 de julio, el ICAM afirma que “no ha podido utilizar o poner en producción, ni total ni parcialmente, ninguna de las aplicaciones a medida o aplicaciones estándar personalizadas en las que ha trabajado IBM que, al no completar ninguno de los subproyectos previstos en el Acuerdo Marco, ha generado que la utilidad que ha reportado el Proyecto al ICAM sea hoy absolutamente nula”.